Páginas

OperaClamor ...(Join us at http://www.facebook.com/groups/366871503382109/ )

OperaClamor ...(Join us at http://www.facebook.com/groups/366871503382109/ )
MUSICA DE LOS OCHENTA: de 1680, 1780, 1880 y 1980 :-) Las mejores grabaciones de Opera, Musica clásica, Pop EuroDance, Carátulas Customizadas y más.

martes, 11 de septiembre de 2012

Cantatas Barrocas: BONONCINI: Valeriano in carcere

 Antonio Maria Bononcini
Giovanni Bononcini
Giovanni Maria Bononcini
Valeriano in Carcere
Cantatas & Arias

Aqui tenemos una selección de arias operisticas y de cantatas del poco conocido Bononcini, autor, entre otras obras, de la "Griselda" cantada por la Sutherland en DECCA hace ya muuuchos años, o del muy reciente "Germanico" atribuido erróneamente a Handel.

LINKS RESUBIDOS:
http://narod.ru/disk/54816840001.4a70cf48eaed705408fd2286551d5e2a/Bononcini%20G.,G.M.,A.%20-Valeriano%20in%20carcere%28Cantatas,%20arias%29.rar.html

(Introducir el código capcha de números y clickar boton verde que dice Скачать
En la página siguiente clickar el enlace en azul)

martes, 4 de septiembre de 2012

BERLIOZ: Les Troyens



Les Troyens es el trabajo más ambicioso y largo de Berlioz, y la cúspide de su carrera como compositor. Sin embargo, Berlioz no vivió para verla interpretada completa. Bajo el título Les Troyens à Carthage, los últimos tres actos fueron representados en París el 4 de noviembre de 1863, seis años antes de la muerte del compositor (1869).
Berlioz nunca vio la representación de los dos primeros actos, llamados La prise de Troie. La primera producción integral de la obra, dividida en dos sesiones en dos noches, se hizo en Karlsruhe en 1890.
Sólo en 1957 el Royal Opera House, del Covent Garden, hizo una producción semejante a como Berlioz la había concebido. La dirección musical corrió a cargo de Rafael Kubelík.
Cabe destacar la representación que bajo la batuta de Rafael Kubelik, se llevó a cabo en la Scala de Milán en el año 1960, destacando como histórico Eneas Mario del Mónaco (a quién el héroe troyano le sentó perfecto), Giulietta Simionato como Dido, y Fiorenza Cossotto como Casandra.
En la década del sesenta fue popularizada por la soprano francesa Régine Crespin que supo abordar los dos papeles protagónicos (Casandra y Dido) en una misma representación en el Teatro Colón de Buenos Aires, en la Ópera de San Francisco y en París.
El estreno de la versión completa tal como la concibió Berlioz fue en Londres el 17 de septiembre de 1969. La primera grabación integral la realizó el director británico Colin Davis en 1969 con Jon Vickers como Eneas.
Otro hito en la historia de la obra fue en 1983 durante la temporada centenaria del Metropolitan Opera cuando se represento dirigida por James Levine con Plácido Domingo, Tatiana Troyanos como Dido y Jessye Norman como Casandra en su debut metropolitano.
Para conmemorar el bicentenario del nacimiento de Berlioz en 2003, Les Troyens fue repuesta en la Ópera de la Bastilla, París (dirigida por John Eliot Gardiner), Ámsterdam (Edo de Waart), y el Metropolitan Opera de Nueva York (con Deborah Voigt como Casandra y la aclamada mezzosoprano americana Lorraine Hunt Lieberson en el papel de Dido).
Esta ópera se representa poco; en las estadísticas de Operabase aparece la n.º 263 de las óperas representadas en 2005-2010, siendo la 31.ª en Francia y la segunda de Berlioz, con 9 representaciones en el período. La Prise de Troie y Les Troyens à Carthage han tenido ocho representaciones cada una en el período.


Acto I

En el campamento griego abandonado al pie de los muros de Troya
Los troyanos celebran la aparente liberación después de diez años de asedio. Ven un enorme caballo de madera abandonado por los griegos, y suponen que es una ofrenda a la diosa Palas Atenea. A diferencia del resto de troyanos, sin embargo, Casandra desconfía de la situación. Prevé que no vivirá para casarse con su prometido Corebo. Aparece Corebo y le insta a Casandra a olvidar sus presentimientos. Pero su visión profética se clarifica y ve la total destrucción de Troya. Cuando Andrómaca entra silenciosamente, se detiene la celebración.
Eneas entonces se apresura para hablar de que el sacerdote Laocoonte ha sido devorado por una serpiente de mar, después de haber advertido a los troyanos que quemaran el caballo. Eneas interpreta esto como un signo del enojo de la diosa Atenea ante el sacrilegio. En contra de las fútiles protestas de Casandra, Príamo ordena que metan el caballo dentro de la ciudad de Troya y lo pongan junto al templo de Palas Atenea. Hay un sonido de lo que parece ser choque de armas dentro del caballo, pero los troyanos, en su engaño, lo interpretan como un feliz augurio. Casandra se desespera cuando ve la procesión, y al finalizar el acto, se resigna a la muerte dentro de las murallas de Troya.

Acto II

Antes de que empiece el acto en sí, los soldados griegos escondidos en el caballo de madera han salido y empezado a destruir Troya y sus ciudadanos.
Escena 1: Palacio de Eneas
Con la lucha en el fondo, la sombra de Héctor visita a Eneas y le advierte que escape de Troya y marche a Italia, donde construirá una nueva Troya. Después de que Héctor se desvanezca, Panteo lleva las noticias de que los griegos estaban escondidos en el caballo. Ascanio aparece con noticias de más destrucción. A la cabeza de una banda de soldados, Corebo urge a Eneas que tome las armas para la batalla. Todos deciden defender Troya hasta la muerte.
Escena 2: Palacio de Príamo
Varias de las mujeres troyanas están rezando ante el altar de Vesta/Cibeles para que sus soldados reciban la ayuda divina. Casandra cuenta que Eneas y otros guerreros troyanos han rescatado el tesoro del palacio de Príamo y aliviado a la gente de la ciudadela. Profetiza que Eneas y los supervivientes fundarán una nueva Troya en Italia. Pero también dice que Corebo está muerto, y decide morir. Las otras mujeres reconocen que Casandra tuvo razón en sus profecías y que fue un error no creerla. Casandra entonces llama a las troyanas a que se la unan en la muerte, para impedir ser deshonradas por los griegos invasores. Un grupo de mujeres admiten tener miedo a la muerte, y Casandra las dice que se aparten de su vista. Las mujeres restantes se unen con Casandra en su decisión de morir. Un capitán griego observa a las mujeres durante esta escena, con admiración por su coraje. Los soldados griegos entran entonces en escena, exigiendo al tesoro troyano a las mujeres. Casandra desafiantemente se burla de los soldados, y de repente se apuñala. Polixena coge la misma daga y la imita. El resto de las mujeres se burlan de los griegos, que llegan demasiado tarde para encontrar el tesoro, y cometen un suicidio en masa, ante el horror de los soldados griegos. Casandra lanza un último grito de "¡Italia!" antes de caer, muerta.

Acto III

Los cartagineses y su reina, Dido, están celebrando la prosperidad que lograron en los últimos siete años desde que se marcharon de Tiro para fundar una nueva ciudad. Dido, sin embargo, está preocupada por Yarbas, el rey númida, no sólo porque le ha propuesto un matrimonio político. Los cartagineses juran que defenderán a Dido, y los constructores, marineros y granjeros ofrecen su tributo a Dido.
En privado después de estas ceremonias, Dido y Ana hablan de amor. Ana insta a Dido a casarse de nuevo, pero Dido insiste en honrar la memoria de su marido fallecido, Siqueo. Yopas entra entonces para hablarles de una flota desconocida que ha llegado al puerto. Recordando sus propios viajes marinos, Dido dice que estos extranjeros sean bienvenidos. Entra Ascanio, presenta el tesoro de Troya salvado, y relata la historia de Troya. Dido reconoce que sabe de su situación. Panteo narra el destino final de los troyanos, que es fundar una nueva ciudad en Italia. Durante esta escena, Eneas está disfrazado como un marinero normal y corriente.
Narbal entra entonces para decirle a Dido que Yarbas y su ejército están atacando los campos que rodean Cartago y marchan sobre la ciudad. Pero Cartago no tiene suficientes armas para defenderse. Eneas entonces revela su verdadera identidad y ofrece los servicios de su gente para ayudar a Cartago. Dido acepta la oferta, y Eneas confía a Ascanio al cuidado de Dido. Los cartagineses y los troyanos entonces se preparan para combatir a los númidas.

Acto IV

Escena 1: Caza real y tormenta
Esta escena es puramente instrumental, ambientada en un bosque con una caverna en el fondo. Dido y Eneas han quedado separados del resto de la partida de caza. Estalla una tormenta, y los dos se refugian en la caverna, donde reconocen y consuman su atracción mutua
Los númidas han sido derrotados, y tanto Narbal como Ana están aliviados por ello. Sin embargo, Narbal se preocupa porque Dido está siendo negligente con los asuntos de estado, distraída por su amor por Eneas. Ana rechaza tales preocupaciones y dice que esto indica que Eneas será un excelente rey para Cartago. Narbal recuerda a Ana, sin embargo, que los dioses han señalado como destino final de Eneas Italia. Ana responde que no hay dios más poderoso que el amor.
Después de la entrada de Dido, y de bailes por parte de danzarinas egipcias, los esclavos, y las esclavas nubias, Yopas canta su canción de los campos, a petición de la reina.

Ella entonces pide a Eneas más cuentos de Troya. Eneas revela que después de algo de persuasión, Andrómaca al final se casó con Pirro, el hijo de Aquiles, quien mató a Héctor, el anterior marido de Andrómaca. Dido entonces empieza a cuestionarse sus sentimientos respecto a su difunto esposo. En un punto, Ascanio saca el anillo de Siqueo del dedo de Dido. Dido lo recupera, pero más adelante lo olvida. A solas, Dido y Eneas cantan un dúo de amor. Al final del acto, el dios Mercurio aparece y golpea el escudo de Eneas, entonces llama tres veces, "¡Italia!".

Acto V

Escena 1: La bahía de Cartago
Hilas canta su canción de nostalgia por su casa, a solas. Dos centinelas se burlan diciendo que nunca más verán su patria natal. Panteo y los jefes troyanos discuten los signos de enfado del dios ante su tardanza de irse a Italia. Los centinelas observan que ellos tienen buenas vidas en Cartago y no desean marcharse.
Eneas entra en escena, cantando su desesperación ante los portentos del dios y sus advertencias de que deben partir hacia Italia, y también de la infelicidad ante su deslealtad con Dido con estas noticias. Los fantasmas de Príamo, Corebo, Héctor y Casandra aparecen e incansablemente urgen a Eneas que marchen a Italia. Eneas se rinde y se da cuenta de que debe obedecer a las órdenes de los dioses, pero también capta que será cruel e ingrato para con Dido. Ordena entonces a sus camaradas que se preparen para marchar esa mañana, antes del amanecer.
Aparece entonces Dido, sorprendida por el intento de Eneas de irse en secreto, pero aún enamorada de él. Eneas alega los mensajes de los dioses para seguir adelante, pero Dido no acepta nada de esto. Ella lo maldice mientras se marcha
Dido le pide a Ana que ruegue a Eneas por última vez que se quede. Ana se reconoce culpable al haber animado el amor entre su hermana y Eneas. Dido enfadada cuenta que si Eneas la hubiera amado realmente, él desafiaría a los dioses, pero luego le pide que le ruegue para quedarse unos días más.
La multitud ha visto que los troyanos se marchan. Yopas lleva las noticias a Dido. Enfurecida, ella exige que los cartagineses persigan y destruyan la armada troyana, y desea haber destruido a los troyanos cuando llegaron. Luego decide ofrecer sacrificios, incluyendo destruir los regalos que le hicieron los troyanos y los de ella a ellos.
A solas, ella decide morirse (Je vais mourir – "Voy a morir "), y después de expresar un amor final por Eneas, se prepara para despedirse de la ciudad (Adieu, fière cité – "Adiós, orgullosa ciudad ")
Se ha construido una pira sacrificial con los recuerdos de Eneas. Narbal y Ana lanzan maldiciones sobre Eneas, que sufra una humillante muerte en batalla (Dieux de l'oubli, dieux de Ténare – "Dioses del olvido, dioses de Ténaro "). Dido luego asciende a la pira (Pluton ... semble m'être propice – Plutón ... parece ser propicio "). Ella se quita el velo y lo lanza sobre la toga de Eneas (D'un malheureux amour, funestes gages). Ella tiene una visión de un futuro guerrero africano, Aníbal, quien se alzará y atacará Roma para vengarla.
Dido luego se apuñala con la espada de Eneas, para horror de su pueblo. Pero en el momento de su muerte, ella tiene una última visión: Cartago será destruida, y Roma será "inmortal". Los cartagineses lanzan entonces una última maldición sobre Eneas y su pueblo, jurando venganza por su abandono de Dido, al tiempo que termina la ópera.


Énée - Jon Vickers
Cassandre - Berit Lindholm
Didon - Josephine Veasey
Chorèbe - Peter Glossop
Anna - Heather Begg
Narbal - Roger Soyer
Iopas - Ian Partridge
Hylas - Ryland Davies
Panthée - Anthony Raffell
Ascagne - Anne Howells
Spectre de Priam - Raimund Herinckx
Spectre de Cassandre - Elizabeth Bainbridge
Spectre d'Hector - Dennis Wicks
Priam - Pierre Thau
Helenus - David Lennox
Un chef grec - Dennis Wicks
Le dieu Mercure - Pierre Thau
Hécube - Elizabeth Bainbridge

Chorus and Orchestra of the Royal Opera House,
Covent Garden - Colin Davis, 1969


Links para download:

1 - - - - 2 - - - - 3 - - - - 4

lunes, 3 de septiembre de 2012

OperaEsencial: OFFENBACH: Les Contes d'Hoffmann (Sills)



Ésta es, desde que apareció en CD, mi grabacion preferida de Los Cuentos de Hoffmann, por encima de la más divulgada de Sutherland. Y no sólo por la soprano, sino por la dirección y el resto de los intérpretes.
Offenbach - The Tales Of Hoffmann (Rudel) [2002]
EAC Rip | FLAC+CUE+LOG | 2CD | Full Scans + Libretto | 149 Min. | 736 MB
Label: Westminster The Legacy / Catalogue: 4712472GWM2 /
Opera / LP Originally Released in 1972

 Les Contes d'Hoffmann / Act 2 - "Les oiseaux dans la charmille"

This 1972 studio recording is the ultimate Tales Of Hoffman. The recording was originally an LP on the ABC label in the Westminster Legacy issues, but digitally remastered and edited for cd by Deutsche Grammophon. Deutsche Grammophone cd labels are famous for remastering legendary and classic recordings of classical music and opera and they have outdone themselves again with this one. It features virtuoso singers at the top of their game and the orchestra is directed under the baton of the seasoned conductor Julius Rudel.Singing the three heroines Olympia, Giuletta and Antonia is the incredible Beverly Sills whose dynamics are the real gem in this recording, singing the hopeless romantic Hoffman is lyric tenor Stuart Burrows and singing the diabolical villains is the unsurpassed baritone Norman Treigle. These same singers, among them mezzo soprano Susan Marsee in the role of Nicklausse and the Muse, have performed The Tales Of Hoffman many times and made it popular here in America, where it might have become obscure and neglected or rarely performed. But thanks to the efforts of Beverly Sills and her New York City Opera group, this opera is here to stay.
Jacques Offenbach's opera was drawn from three seperate stories by writer E.T.A. Hoffman ( a fantasy and horror novelist of the 19th century who was like the Stephen King of his day) The story follows the bohemian and unlucky-in-love poet Hoffman finally getting his one big chance at love when he receives a letter from the opera diva Stella to meet him at a bar. The scheming Councilor Lindorf (whom we are lead to believe is the Devil incarnate and who has ruined Hoffman's oppurtunities at love many times before) has intercepted the letter and decides to foil Hoffman's chance at love once more. Sure enough, Hoffman comes into the tavern and in his depressed mood, drinks himself under the table, but not before telling his melancholy tales of thwarted love. The first is a blind love with a robotic doll (Olympia)which is shattered when he realizes she was only an invention from the inventor he worked for, the second (Giuletta)with a materialistic Venetian courtesan who dumps him and the last, true love with the sickly daughter of a violin-maker and an opera diva (Antonia) who sings to her death.Beverly Sills, Stuart Burrows and Norman Treigle are the real strength behind this recording. They had performed together before in 1965, when they first launched the opera to New York City and to American audiences, including New Orleans. Stuart Burrows as Hoffman is a perfect combination of romantic despair, tender love and "tenor di grazie" lyricism- just listen to Burrows singing "O Dieu De Quelle Ivresse" and all of his duets with Beverly Sills. Norman Treigle's dark baritone vocal style is similar to Samuel Ramey. In fact, Norman Treigle most influenced Samuel Ramey. Norman Treigle was the lead baritone of the New York City Opera, an evil, diabolical timbre to his voice, sinister laughter and snarl in his voice makes him the best interpretor of the villains- Lindorf, Coppelius, Dappertuto and Dr. Miracle. Just listen to Treigle on fire in the arias - "Dans le role de amoreux", "Scintille Diamant" and his part in the trio in which as Dr. Miracle, he casts a dark spell over Antonia, who together with the ghost of her mother, is spurred to sing to her fatal demise.
Last but certainly not least, Beverly Sills. She is the best interpretor of the heroines. Everyone is free to make their own picks for favorites and for their choice of the best. The threesome roles have been performed by such celebrated artists as Joan Sutherland and Edita Gruberova. Beverly Sills has got to be acknowledged. She knew the three heroine parts even as a very young girl, her French diction was perfect and even enhanced by the fact she was fluent in the French language, her versatility is proven in the different type of singing for the Hoffman women-mechanical, wooden, comedic and full of firework coloratura as Olympia, seductive and cruel as Giuletta and hapless, romantic and frail as Antonia (her version of Elle e fui La Turterelle and her Death Scene with Dr. Miracle is by far the best). Kudos to Deutsche Grammophon for resurfacing this brilliant recording.


Fantasy opera in four acts and an epilogue by Jacques Offenbach
Sung in french.
96 Khz. 24 Bit Digitally Remastered in 2002

Cast:
Olympia - Giulietta - Antonia - Stella : Beverly Sills
Hoffmann : Stuart Burrows
Lindorf - Coppelius - Dapertutto - Miracle : Norman Treigle
Nicklausse - La Muse : Susanne Marsee
John Alldis Choir
London Symphony Orchestra
Julius Rudel

Track Listing
CD 1
1. Prelude
2. Act 1 - "Glou! glou! glou! glou!"
3. Act 1 - Le conseiller Lindorf, morbleu!
5. Act 1 - "Deux heures devant moi!"
6. Act 1 - "Drig, drig, drig, maître Luther"
7. Act 1 - "Vive Dieu! mes amis, la belle créature!"
8. Act 1 - "Il était une fois à la cour d'Eisenach"
9. Act 1 - "Peuh! cette bière est détestable!"
10. Act 1 - Simple échange de politesses!
11. Act 2 - Entr'acte
12. Act 2 - Là! dors en paix
13. Act 2 - "Allons! courage et confiance!"
14. Act 2 - Par Dieu! j'étais bien sur
15. Act 2 - "C'est moi, Coppélius"
16. Act 2 - J'ai des yeux, de vrais yeux
17. Act 2 - Hein! Vous?
18. Act 2 - "Non, aucun hôte vraiment"
20. Act 2 - "Ah! mon ami, quel accent!"
24. Act 3 - Barcarolle "Belle nuit, ô nuit d'amour"
CD 2
1. Act 3 - Et moi, ce n'est pas là
2. Act 3 - Amis, l'amour tendre et rêveur, erreur!
3. Act 3 - Je vois qu'on est en fête
4. Act 3 - Scintille, diamant
5. Act 3 - Cher ange
6. Act 3 - Malheureux, tu ne comprends donc pas
7. Act 3 - Schlémil!
9. Act 3 - Ecoutez, messieurs
10. Act 4 - Entr'acte
11. Act 4 - Elle a fui, la tourtelle
12. Act 4 - Malheureuse enfant
13. Act 4 - Jour et nuit je me mets en quatre
14. Act 4 - Frantz!... C'est ici!
15. Act 4 - C'est une chanson d'amour qui s'envole
16. Act 4 - J'ai le bonheur dans l'âme!
17. Act 4 - Qu'as-tu donc?
18. Act 4 - Pour conjurer le danger
19 Act 4 - Ne plus chanter!
20. Act 4 - Tu ne chanteras plus?
21. Act 4 - Chère enfant! que j'appelle
22. Act 4 - Mon enfant! ma fille!
23. Epilogue - Entr'acte
24. Epilogue - Voilà quelle fut l'histoire de mes amours
25. Epilogue - Vidons les tonneaux!
26. Epilogue - Et moi? Moi la fidèle amie
27. Les Contes d'Hoffmann / Epilogue - Non, ivre mort
CD 1

CD 2